jueves, 9 de marzo de 2017

IKEA sigue empeñado en abrir los domingos




Ikea ha recurrido la resolución de la Generalitat de no declarar Alfafar zona de interés turístico y permitir de esta manera la apertura de los comercios del ayuntamiento –la tienda de la multinacional incluida- todos todos los domingos. Todos sabemos la rivalidad entre IKEA y el pequeño comercio.

Conforme Levante-EMV, el gigante sueco aduce que Alfafar tiene hoteles, patrimonio histórico y está cerca de un parque natural de gran atrayente como L´Albufera. En su día, la Conselleria de Industria afirmó que los visitantes de la urbe no eran turistas, sino más bien, esencialmente, vecinos de Valencia y su área metropolitana.

Ikea desea abrir en festivo para acrecentar su facturación y contra la opinión del Municipio de Alfafar, al paso que el municipio, tras mudar su postura inicial, piensa que la medida no está justificada: no crea empleo y tiene en contra a sindicatos y pequeños mercaderes. La Generalitat se puso del lado del consistorio en su enfrentamiento con la multinacional.

Hoy en día, todos y cada uno de los comercios pueden abrir los diez domingos por año que establece el Observatorio del Comercio Valenciano, un órgano con participación de la Generalitat, los mercaderes y los usuarios. Además de esto, las tiendas, si lo desean, pueden abrir más domingos en aquellas zonas declaradas de afluencia turística basándonos en la legislación estatal y tras solicitud anterior de los municipios que cumplan ciertos requisitos, por servirnos de un ejemplo, en número de plazas hoteleras.

El Municipio de Alfafar iba a pedir ser zona de afluencia turística, mas por último retrocedió. La oposición social, la guerra enterrada con Ikea por la contratación de menos personas del ayuntamiento de las previstas y el golpazo al Partido Popular –partido en el gobierno- en las elecciones Europeas, pesaron en la resolución.

Ahora, Ikea vuelve a la carga, si bien tiene enfrente al pequeño comercio. Este miércoles, en una asamblea con la conselleria de Industria, la Plataforma pel Comerç Valencià, una asociación que reúne a pequeños mercaderes, solicitó la cancelación de las zonas de afluencia turística. Valencia capital, por servirnos de un ejemplo, tiene cuatro.

La compañía adujo contra esa resolución que el "cambio de criterio" del Municipio le "supone un perjuicio por el hecho de que ya contaban con abrir el último día de la semana", mas la Generalitat rechazó ese recurso al no estimar acreditado que sea una zona de gran afluencia turística. "Un cliente del servicio de Valencia que va a Alfafar a adquirir y vuelve a su casa no es un turista", remarcó a este respecto el responsable autonómico de Comercio.

Fuente: eleconomista.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada